domingo, 29 de noviembre de 2009

Cazadores de Fantasmas


Me he cansado de los fantasmas. De los dos: los de la sabanita blanca con cadena y de los que aseguran que los tienen en casa. Porque mucha gente parece haber sustituido el tamagotchi o el gusiluz por un ente paranormal. ¿Cosas de la edad? Quizás…

Cuando era pequeño solía tener problemas en la escuela cuando me descubrían las revistas que llevaba ocultas en la carpeta. No se trataba de la penthouse, no… eran ejemplares de “Más Allá” o “Enigmas”. No es que creyera que estábamos rodeados de sucesos paranormales, pero siempre he sido muy curioso y temas como la civilización atlante o la construcción de las pirámides siempre han atraído poderosamente mi atención. Pero claro, si en un colegio religioso te cazan con una revista en cuya portada aparece el nombre de un artículo sobre ritos satánicos, pues te metes en un lío.


Y fue mi interés y mi curiosidad por todo esto lo que me llevó a investigar todas las posturas antes los fenómenos extraños. A través de mi vinculación con la magia (la de chistera y conejo, no la de la Bruja Lola), fui familiarizándome poco a poco con conceptos como la sugestión, la autosugestión y el más divertido: la sugestión colectiva. En sexto de primaria conseguí hacer creer a la mitad de mi clase que el gimnasio del colegio estaba encantado. Llegó un punto en que algunos compañeros me relataban “experiencias” que no tenían nada que ver con las que yo preparaba y empecé a preguntarme cuántos de los sucesos que aparecían en las revistas no habrían sido obra de la sugestión, como había pasado en mi clase. Al menos todos tenemos recuerdos muy divertidos, corriendo por los pasillos del gimnasio como alma que lleva el diablo…

Con los años me fui volviendo cada vez más escéptico. Como decía antes, de repente se puso de moda tener poderes, creerse ser capaz de adivinar el futuro o compartir casa con Casper. Haced memoria. Seguro que tenéis más de un amigo que vive envuelto en lo paranormal. Y eso me mosquea. No es que no crea que puedan ocurrir cosas fuera de lo común; yo mismo he experimentado un par de sucesos a lo largo de mi corta vida para los que no tengo explicación, pero si todo el mundo que cree ver “cosas” las viera, estaríamos viviendo en el mundo de La Historia Interminable, y nada nos impediría irnos de copas con trasgos o cantar en un karaoke con el Yeti.


¿Pasan cosas que escapan a la comprensión de la ciencia? Sí, pasan. Pero no a todas horas en todas partes. Es un poco como el avistamiento de OVNIS. Si todos los casos documentados fueran reales, la Tierra sería un área de servicio intergaláctica.

Volvamos a la magia de frac y chistera, a la que me dediqué durante algunos años. Una de las grandes figuras fue el gran Harry Houdini, famoso escapista que era capaz de escabullirse de cualquier tipo de atadura o cerrojo. Houdini tenía la certeza de que en la antigüedad la Magia, era una sola. ¿Cuántos magos no habrán sido quemados en hogueras por realizar juegos como el de los cubiletes? Tengamos en cuenta que los objetos de trucos de magia más antiguos encontrados datan del Antiguo Egipcio… Según la teoría de Houdini, en algún momento durante el 1800 la Magia se escindió en dos corrientes: por un lado, los magos que creían que lo que hacían era una disciplina artística que debía ser llevada a los escenarios para disfrute de sus conciudadanos. Por otro lado, los que creyeron que debían aprovecharse del analfabetismo imperante para ganarse la vida engañando. Así nacieron los espiritistas.


Algunos de los ardides empleados eran muy ingeniosos: ¿alguna vez habéis visto una proyección sobre una cortina de agua? Es algo muy bonito, aunque hoy día no engaña nadie. En aquel entonces sí lo hacía; el truco consistía en una linterna mágica (el antepasado del proyector y del cine), con la que proyectaban fotografías de los fallecidos sobre una cortina de humo que procedía de un brasero encendido. El mismo humo daba la sensación de movimiento necesaria para que el engaño surtiera efecto. Y claro, el inocente cliente, caía de pies juntillas. Para empezar, inventos como el de la linterna mágica sólo se conocían en círculos culturales muy reducidos. Y sólo hay que pensar en la reacción de los espectadores que vieron por primera vez una proyección del cinematógrafo Lumiére en la que un tren de vapor se acercaba a la cámara: todos salieron despavoridos del cine, creyendo que el tren les iba a aplastar. Es normal: no conocían esas tecnologías.


Houdini dedicó gran parte de su vida a una cruzada contra los espiritistas, desenmascarando a uno tras otro. Cuánto le echo de menos cada vez que veo a personajes como Aramis Fuster o Paco Porras haciendo monerías por televisión.

Hasta aquí mi manifiesto del crédulo que se volvió incrédulo. Ahora, haré como hizo Descartes: negar toda existencia para después poder demostrarla. Hoy día estoy enganchado a un programa de televisión que dan en Buzz los lunes, de 14:00 a 15:00 (¡¡¡momento publicidad!!!). Se llama “Los Cazadores de Fantasmas” (Ghost Hunters).
Se trata de una asociación llamada TAPS (The Atlantic Paranormal Society) creada por Jason Hawes y Grant Wilson. Ambos, fontaneros de profesión, tuvieron en el pasado algunas experiencias fuera de lo común para las que no encontraban respuestas. Buscaron esas respuestas en los grupos paranormales existentes del momento, pero les pasó lo mismo que a mí: un desencanto absoluto; todo el mundo tenía un fantasma en casa, todo el mundo era medium, todo el mundo había visto la cara de Jesús en una loncha de mortadela con olivas…

Así que decidieron fundar TAPS, el que sería el primer grupo de investigación paranormal con una mentalidad completamente opuesta. Cuando los miembros de TAPS van a investigar un caso, lo hacen pensando que NO ocurre nada paranormal. Utilizan equipamientos de última tecnología, graban horas de audio y video y tratan de reunir todas las pruebas posibles. Después las analizan. La mayoría de las veces, no consiguen absolutamente nada. Eso es lo bueno del programa: ver como de veinte supuestos casos de lugares encantados, en quince no hay nada que se salga de lo común. En otras ocasiones, sí captan imágenes o sucesos a priori inexplicables. Otras asociaciones de este tipo, lo que hacen es colgar videos como esos diciendo: ¿véis? ¡Esta puerta se abre sola! ¡Aquí se manifiesta el espíritu de Konrad Von Mansfield! Ellos no; ellos tratan de desmontar eso. Le darán todas las vueltas posibles hasta encontrar la explicación lógica al suceso. Y muchas veces también lo consiguen. Es el caso de una pareja que creía que había un fantasma en su casa, que cuando llegaban con las dos manos cargadas de bolsas de la compra les abría la puerta del salón. Después de muchos experimentos, comprobaron que, cuando venían cargados, cerraban la puerta de la entrada con más fuerza (con el pie), y la vibración de las paredes de madera abría la puerta del salón; es un poco como Los Cazadores de Mitos, pero con sucesos paranormales.


Pero como sabéis, a veces los Cazadores de Mitos demuestran que algunos de esos mitos son reales. Esos son los mejores momentos de Ghost Hunters, cuando graban una imagen que no son capaces de explicar. De nuevo la ética se impone; las cuelgan en su web para que la gente opine, tanto los crédulos como los escépticos. Y muchas se quedan sin resolver. Éstas son algunas de las mejores imágenes que han conseguido a lo largo de los años:



¿Lo que más me gusta de los Ghost Hunters? Nunca aceptarán ningún tipo de dinero por una investigación; es el equipo quien corre con los gastos. ¿Véis alguna diferencia con el señor que dice haber hecho Vudú con Cristiano Ronaldo? Quizás sólo algunos miles de euros… al final me haré chamán. O político, que también parece ser un chollo… pero de esto, hablaremos otro día.


Imágenes: Snorf
Spec
Miss Heroin

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Lincoln VS JFK


Tendría seguramente unos catorce años; íbamos en el asiento trasero del coche de un amigo escuchando cierta canción de la cinta de cassette que llevábamos puesta. La madre de mi amigo, algo cansada de nuestra música, sacó la cinta. Sin embargo, la canción siguió sonando hasta el final. Los tres nos quedamos boquiabiertos, como atontados, mirando el radiocassette del coche hasta que terminó la canción y, al escuchar la voz de un locutor, nos dimos cuenta de lo que había sucedido en realidad: al quitar la cinta, había seguido sonando la radio, justamente la misma canción, justamente en el mismo punto donde la habíamos parado. ¿Casualidad? Cuando una casualidad es casi imposible se la llama Serendipia.


Quizás la serendipia más sonada, es una de la que habló Iker Jiménez en Cuarto Milenio y que también ha aparecido en diversas ocasiones en la prensa: los pasmosos paralelismos entre los presidentes Lincoln y Kennedy. Empezamos:


Lincoln fue elegido congresista en 1846. Kennedy, en 1946, justo cien años después.


De la misma manera, Lincoln fue elegido presidente en 1860. Kennedy en 1960.


Sus apellidos tienen siete letras cada uno.


Los dos fueron asesinados de un disparo en la cabeza.


Sus respectivas esposas perdieron un hijo mientras vivían en la Casa Blanca.


Lincoln tuvo un secretario apellidado Kennedy; Kennedy tuvo una secretaria apellidada Lincoln.


Los asesinos de ambos eran sureños.


A los dos les sucedió un presidente llamado Johnson. A Lincoln, Andrew Johnson, nacido en 1808. A Kennedy, Lyndon B. Johnson, que nació en 1908.


El asesino de Lincoln, Booth, nació en 1839. Oswald, el asesino de Kennedy, en 1939.


Los dos fueron apresados quince minutos después de cometer los asesinatos en los lugares donde se escondieron. Booth huyó desde el teatro donde disparó a Lincoln y se escondió en una bodega. Oswald huyó de la bodega desde la que disparó a Kennedy y se ocultó en un teatro.


Los dos murieron antes de que se pudiera celebrar el juicio.


El teatro en el que murió Lincoln se llamaba Ford, y el coche en el que iba Kennedy cuando murió, también era un Ford Lincoln.


Ambos fueron capitanes de barco.


Los dos fueron asesinados un día 19 y en los dos casos, festivo.


Los dos se encontraban acompañados de sus respectivas mujeres, que no sufrieron daño alguno.


Las casualidades que se suceden una y otra vez en la vida de estos dos hombres son de lo más curioso. He obviado tres o cuatro que me parecían demasiado disparatadas. Un ejemplo es, que una semana antes de morir, Lincoln estuvo en Monroe, Maryland, y JFK estuvo con Marilyn Monroe; esto más que una serendipia es un chascarrillo…


Hay otros paralelismos también muy curiosos entre Napoleón y Hitler, que os invito a investigar. De momento, os dejo la parodia de Wyoming al video de Iker Jiménez sobre las serendipias. Wyoming e Iker, qué grandes comunicadores (cada uno en su campo, claro).


Imagen: The Stink 411


martes, 24 de noviembre de 2009

De noche, todos los gatos son pardos


De noche, todos los gatos son pardos.
Escribo mejor, pienso mejor, estoy más despejado.
De noche, todo parece más claro. Más íntimo. Más misterioso.
De noche, mi creatividad se despierta, mis sentidos se afinan.
Parece que la vida empieza de noche.
El día empieza cuando empieza la noche; el día acaba cuando llega el día.
De noche soy libre.
De noche, todos los gatos son pardos.

Imagen: Petr28

lunes, 23 de noviembre de 2009

Old Fashioned


Una amiga me comentó hace nada que Depeche Mode estaban pasados de moda; había llegado a esa conclusión después de verlos actuar en Barcelona, en el Palau Sant Jordi. ¿Lo estarán realmente? No lo sé, yo no los vi. Pero lo que me pregunto es, ¿y qué más da?


Me gustan muchas cosas que están “pasadas de moda”: los tupés, enviar cartas, la fotografía de laboratorio, los discmans, El Equipo A, las cámaras de Súper 8, el Monopoly… y cuando veo algo que está completamente anticuado, me encanta, porque es auténtico; lo fue en su época y lo es ahora.




¿Qué? ¿Que el gusto por las cosas pasadas de moda también es una moda? ¡Maldita sea! Voy a arder en el infierno…


Imagen: MBizarro

sábado, 21 de noviembre de 2009

El Código Hays


Hablamos de censura. Hollywood, 1934. El líder republicano William H. Hays, se escandaliza ante el libertinaje en el que la ciudad está sumida. En los últimos años, actores y directores se han visto envueltos en varios escándalos y el bueno de Hays cree que las películas deben ser un ejemplo moral para el ciudadano. Por ello elabora lo que será el primer código de censura del cine, que estuvo vigente desde ese año hasta 1967. Aunque algunos de los puntos podían ser más o menos sensatos (todo lo sensato que puede ser un, por otro lado, siempre reprobable sistema de censura), muchos de ellos, no sólo son ridículos, sino que dejaban ver claramente algunas de las extrañas filias del propio Hays; digamos, que “se le vio el plumero”.

A continuación, para vuestro deleite, el baremo con el que se medían las películas de los años 30 a los 60 en Hollywood, el Código Hays:

PRINCIPIOS GENERALES

(1) No se autorizará ningún film que pueda rebajar el nivel moral de los espectadores. Nunca se conducirá al espectador a tomar partido por el crimen, el mal, el pecado. [Mejor aún, el espectador, que no piense…]

(2) Los géneros de vida descritos en el film serán correctos, tenida cuenta de las exigencias particulares del drama y del espectáculo. [vamos, que todos los protagonistas serán beatos]

(3) La ley, natural o humana, no será ridiculizada y la simpatía del auditorio no irá, hacia aquellos que la violentan. [Personajes como el Charlot de Chaplin no era digno de merecer la simpatía del público]

CRÍMENES

(1) El asesinato.

(a) La técnica asesinato deberá ser presentada de manera de no suscitar la imitación. [¿Estamos ante el inicio del “no hacer en sus casas”?]

(b) No se mostrarán los detalles de los asesinatos brutales.
[En cambio de los no brutales, veámoslos con pelos y señales, oigan]

(e) La venganza, en nuestros días, no será justificada.
[Genial, porque siempre es más moral hacer películas de venganza NO justificada]

(2) Los métodos de los criminales no deberán ser presentados con precisión

(a) Las técnicas del robo, de la perforación de cofres-fort y el dinamitado de trenes, minas y edificios, no deben ser detalladas. [No vaya a ser que después de ver una película de John Wayne, a nuestros espectadores les dé por ir a dinamitar trenes de vapor]

(b) Se observarán las mismas precauciones en lo que concierne al Incendio voluntario. [Mi duda es si el incendio voluntario es sinónimo de la combustión espontánea]

(c) La utilización de armas de fuego será reducida al mínimo estricto.
[¿Y cuál es ese mínimo estricto? Ah, es verdad, que los métodos criminales no pueden ser presentados con precisión; por tanto, esta norma, tampoco]

(d) La técnica del contrabando no será expuesta
[Vaya, yo quería hacerme contrabandista, pero como en las pelis no me enseñan la técnica específica, ahora no voy a saber…]

(3) El tráfico clandestino de drogas y uso de éstas no serán mostrados, en ningún film.

(4) Fuera de las exigencias propias de la trama y de la pintura de los personajes, no se dará lugar al alcohol en la vida norteamericana.
[O sea, que si nuestro protagonista es un borracho, o por exigencias de la trama lo es toda su familia, no pasa nada, pero si una escena se desarrolla en un bar, donde aparece gente bebiendo, mejor lo cambiamos, no vayan a pensar los americanitos de a pie que beber está bien…]

LA SEXUALIDAD

El carácter sagrado de la institución del matrimonio y del hogar será mantenido. Los films no dejarán suponer que formas groseras de relación sexual son cosa frecuente o reconocida.

(1) El adulterio y todo comportamiento sexual ilícito, a veces, necesarios para la Intriga, no deben ser objeto de una demostración demasiado precisa, ni ser justificados o presentados, bajo un aspecto atractivo. [Mucho mejor si es desagradable, dónde va a parar…]

(2) Escenas de pasión. [Me encanta lo de “pasión”]

(a) No deben ser introducidas en la trama salvo que sean Indispensables. [Señor Hays, si hago una peli erótica, entonces es indispensable, ¿no?]

(b) No sé mostrarán besos ni abrazos de una lascividad excesiva, de poses o gestos sugestivos. [Me empieza a parecer que el señor Hays tiene la mirada algo sucia…]

(3) En general, el tema de la pasión debe ser abordado de manera de no despertar emociones viles o grosera seducción: la violación. [Vamos, que si con una escenita “de pasión” ponemos cachondo al personal, cuando salgan de la sala se pondrán a violar a diestro y siniestro]

(a) Nunca deben aventurarse más lejos, en este dominio, que de la alusión, y esto únicamente cuando la trama no pueda evitarlo. Estos temas nunca deben ser objeto de una descripción precisa. Incluso la descripción de la víctima debatiéndose ante la violación está prohibida.

(b) Nunca son convenientes para una comedia. [Qué va, porque todo el mundo sabe que los líos de faldas no pueden funcionar en una comedia…]

(4) Las perversiones sexuales y toda alusión a éstas están prohibidas. [Defíname usted perversión sexual]

(5) Nunca se tratará el tráfico de blancas.

LA VULGARIDAD

Abordando temas groseros, repugnan¬tes y desagradables, pero no necesa¬riamente malos, se deberá atender a las exigencias del buen gusto y se respetará la sensibilidad del espectador. [Me gustaría saber qué tema es grosero, repugnante y desagradable, pero no necesariamente malo…]

BLASFEMIAS
Las blasfemias intencionales y todo propósito Irreverente o vulgar, están prohibidas bajo todas sus formas. El personaje de Cristo debe ser tratado con respeto. Cristo no es tema para una comedia. Iguales reglas regirán en, lo que atañe a la Santa Virgen., [Pues qué engañados estaban los Monty Python cuando rodaron “La Vida de Brian”… aunque a ellos les fue bastante bien…]

El Código de Producción no dará consentimiento al empleo en un film de ninguna de las palabras de la lista siguiente, que no es exhaustiva: Dios: Señor; Jesús; Cristo (empleado con irreverencia); Mierda, Kilombo; Jodido; Jodedor, Caliente (referido a una mujer) [¿Los hombres no se ponen calientes?]; Virgen; Puta: Mariquita; Cornudo; Hijo de puta; Metido; Chistes de W.C.: Historietas de viajantes de comercio y de hijas de granjeros; Condenado; Infierno (salvo cuando estas dos últimas palabras son Indispensables y necesarias a la representación, en un contexto histórico correcto, en una escena a un diálogo, fundamentados sobre un hecho histórico o folklórico o a raíz de una cita bíblica, en su contexto, o una cita literaria, y a condición de que no se haga ningún empleo de esas palabras que no sea conforme al buen gusto o reprensible en sí). [Sin comentarios…]

EL VESTUARIO

(1) El desnudo completo no se admite en ningún caso. Esta prohibición alcanza al desnudo de hecho, al desnudo en siluetas y a toda visión licenciosa de una persona desnuda a la vista de otros personajes del film. Se prohíbe Igualmente mostrar los órganos genitales de los niños, comprendidos los de los recién nacidos. Los órganos genitales del hombre no se deben delatar, bajo un ropaje de bolsas o de pliegues sugestivos. Si un tema histórico exige un pantalón ajustado, la forma característica de los órganos genitales debe ser suprimida en la medida de lo posible. [¿Habla de castrar a Errol Flynn?] Los órganos genitales de la mujer no deben delatarse, bajo un tul, ni en sombras, ni como un surco. Toda alusión al sistema capilar, incluidas las axilas, está prohibida. [Ay, que se te ve el plumero… como al amigo Hays le excitaban las axilas bien pobladas, debía pensar que también a todo hijo de vecino. Cree el ladrón…]

(2) Las escenas de quitarse las ropas deben evitarse si no son Indispensables para la trama. En lo sucesivo queda prohibido mostrar a las mujeres quitándose las medias. Nunca un hombre deberá quitar las medias a una mujer. No está permitido para los hombres quitarse el pantalón. Si el argumento lo exige, se los puede con el pantalón ya quitado a condición, sin embargo, de presentarlos con una ropa interior conveniente. [Vamos, que un hombre sin pantalón, pues no pasa nada. Pero ver como se lo quita, eso es pecado. Acerca de la ropa interior conveniente, me vienen cientos de dudas a la cabeza]

(3) Las exhibiciones están prohibidas.
El ombligo también. [Hays, eres un viciosillo…]

(4) Los vestuarios de la danza que permitan exhibiciones inconvenientes y movimientos incidentes durante la danza, están prohibidos. [¿Eso significa que las bailarinas de dichas danzas deben ir desnudas? Si se prohíben sus vestuarios…]


EL BAILE

(1) Las danzas que sugieran o representen actos sexuales o pasionales indecentes están prohibidas. [Qué inmoral es el tango…]

(2) Las danzas que acentúen los movimientos indecentes serán juzgadas obscenas. Todo menear de caderas y todo moviendo del bajo vientre deben ser vigilados estrictamente. [Eso es lo que quieres, bribón; pasarte el día vigilándole el bajo vientre a Marilyn Monroe]

LA RELIGIÓN
Los ministros del culto en sus funciones de ministros de culto no serán mostrados nunca bajo un aspecto cómico o crapuloso. Los sacerdotes, los pastores y las religiosas nunca se podrán mostrar capaces de un crimen o de un grupo impuro. [Vamos, que son inhumanos]

DECORADOS
El buen gusto y la delicadeza deben regir la utilización de los dormitorios. Evitar dar demasiada Importancia a la cama. Es preferible que las parejas ca¬sadas duerman en camas separadas. Si es imposible evitar la cama común, no se permitirá bajo ningún concepto mostrar a la pareja en la cama el mismo tiempo. [¿y que un matrimonio duerma en camas separadas no sería moralmente más discutible que lo propuesto? La misma Iglesia católica habla de un concepto llamado “deber conyugal” que suele desempañarse mejor en “la cama común”]


TEMAS REPROBABLES

Los temas siguientes deben ser tra¬tados sin pasar las fronteras del buen gusto:

(1) El ahorcamiento o la electrocutación como castigos legales del crimen. [Porque la pena de muerte en sí, no es moralmente reprobable, nooooooooooooooo, que vaaaaaaaa]

(2) El estrangulamiento. [Que se lo pregunten a David Carradine]

(3) La brutalidad y, lo macabro. Toda alusión a la cópula de un hombre y un cadáver está prohibida y, si se muestra a una muerta, evitar darle un aire seductor. [Hays, una vez más se te ve el plumero; así que crees que las muertas pueden tener aire seductor, ¿eh?]

(4) La marca con fuego de animales y hombres. [¿¿¿¿???? ¿También te pone ver como en los westerns marcan a fuegos a las vacas? ¡Este hombre está peor de lo que me pensaba!]

(5) La crueldad visible hacia animales, y niños. La Palmada en el trasero está permitida si encuentra una justificación en la trama. Nunca será aplicada sobre las nalgas desnudas. [No, no, que a eso lo llamamos pederastia…]

(6) La venta de mujeres o una mujer vendiendo su virtud.

(7) Las operaciones quirúrgicas. Toda visión de un bisturí o de una aguja hipodérmica que penetra en la piel, toda extracción de sangre, están prohibidos. Las heridas se deben mostrar un mínimo estricto de sangre. Incluso en los films de guerra.

DECISIONES PARTICULARES SOBRE EL VESTUARIO

Se ha decidió que las medidas tomadas por el Código de Producción en lo que atañe al vestuario, el desnudo, las exhibiciones indecentes no se deben interpretar de manera de excluir escenas auténticamente fotografiadas en países extranjeros que muestran la vida indígena en ese país, si esas escenas forman parte integral de un film que describe exclusivamente la vida indígena, a condición de que esas escenas no tengan nada de reprensible en ellas mismas que no sean empleadas en ningún film realizado en estudios, y que no se subraye en modo alguno en esas escenas las particularidades del cuerpo; del vestuario o de la ropa de los indígenas.


EL ALCOHOL
El uso de alcohol nunca se debe representar de manera excesiva. En las escenas de la vida americana, las exigencias de la trama y de una pintura satisfactoria de los personajes pueden sólo justificar su existencia. E incluso en ese caso, el realizador deberá dar pruebas de moderación. [¿Se refiere a que el director de la peli debe dar pruebas de moderación personal a su equipo? Porque había mucho borrachazo suelto…]

DECISIONES PARTICULARES SOBRE LA SEXUALIDAD

Por respecto al carácter sagrado del matrimonio y del hogar el “triángulo” –si se entiende por tal el amor de un tercero por una persona ya casada— será objeto de un tratamiento particularmente circunspecto. No debe presentar la institución del matrimonio como antipática. [Eso lo aplica a fondo Jose Luis Moreno en sus “Escenas de Matrimonio”]
Las escenas de pasión deber ser tratadas sin olvidar qué es la naturaleza humana, y cuales son las acciones habituales. Numerosas escenas no pueden ser presentadas sin despertar emociones peligrosas en los jóvenes, los retardados y los criminales. [Me pregunto en cuál de las tres categorías se engloba el propio Hays…]

Incluso en los límites del amor puro, hay hechos cuya presentación ha sido siempre considerada por los juristas como peligrosas.

Cuando se trata de un amor impuro, de un amor que la sociedad siempre ha tenido por malo o que la ley divina condena importa observar las reglas siguientes.

(1) Un amor imputo nunca debe parecer atractivo o hermoso.

(2) No debe ser objeto de una comedia o de una farsa, o utilizado para provocar la risa.

(3) No debe originar en el espectador el deseo o una curiosidad malsana.

(4) No debe parecer justo ni permitido.

(5) En general, no se lo debe detallar ni en el método ni en la manera.


DECISIONES PARTICULARES SOBRE EL DESNUDO

(1) El efecto del desnudo, o del semidesnudo, sobre los hombres y las mujeres normalmente constituidos, y más aún sobre los adolescentes y los retardados ha sido reconocido con honestidad por los que hacen las leyes y los moralistas. [Lo de los retardados empieza a suscitarme nuevas filias del señor Hays]

(2) De donde se desprende el hecho de que la posible belleza de un cuerpo desnudo o semi-desnudo no impide la inmoralidad de su exhibición en el film. Pues a pesar de su belleza, el efecto de un cuerpo desnudo o semidesnudo sobre un individuo normal debe ser tomada en consideración. [¿Y cuál es ese efecto si puede saberse?]

(3) El recurso del desnudo o del semidesnudo con el simple propósito de “sazonar” un film debe colocarse entre las acciones inmorales. Es inmoral en su efecto sobre el espectador medio.

(4) El desnudo en ningún caso puede ser de una importancia vital para la trama. El semi-desnudo no debe traducirse en exhibiciones inconvenientes u obscenas.

(5) Las telas transparentes o translúcidas y las siluetas son con frecuencia más sugestivas que un desnudo hecho. [Eso tiene fácil solución; prohibimos lo sugerente, y ponemos a las actrices en pelota picada, ¿no?]

DECISIONES PARTICULARES SOBRE LA DANZA

A la danza se la considera universalmente como un arte y un medio de expresión de emociones humanas particularmente bellas.
Pero las danzas que sugieren o representan actos sexuales, sean ejecutadas por una, dos o numerosas personas, las danzas que tienen por fin provocar reacciones emotivas del público, las danzas que originan movimientos de senos, una agitación excesiva del cuerpo estando inmóviles, son un ultraje al pudor y son malas. [Obviaremos esto último… no, mejor, obviaremos el texto entero…]

RP DANIEL A LORD, SJ. MARTIN QUIGLEY.
WILL H. HAYS

Y hasta aquí el código Hays; ésta ha sido una entrada laaaaaaaaarga, larga, pero creo que valía la pena. A todos los que hayáis llegado hasta aquí, enhorabuena. Se admiten sugerencias acerca de las fantasías sexuales que tenía Hays con ombligos de muertas; yo sólo digo que si Freud hubiera analizado esta ley, al primero al que hubieran vigilado de cerca es al que la escribió.


Imágenes: Vampire Kitten 182
Alex Garner
Miss Deathwish
Always Give Up
Shatterday
Tongo Style
Hqtrung
Racuntikus

viernes, 20 de noviembre de 2009

MONDO COCKTAIL


Hace algunos años trabajé llevando una pequeña sala de conciertos. Fue poco tiempo, en aquellas noches largas de invierno, los Pisco Sour de Franky, nuestro coctelero, le levantaban el ánimo a cualquiera. ¿El secreto? Un toque de orégano, el toque personal.


El mundo del cocktail siempre me había llamado la atención; de ahí a probarlo en casa, sólo había un paso… ¡y comprar una gran cantidad de botellas! Como pasaba noches pelándome con diversas cocteleras conseguidas en los lugares menos indicados (desde el todo a 100 hasta fascículos coleccionables sobre combinados), mi madre terminó por regalarme una de las buenas. Y así empezó una nueva (y deliciosa) afición.


Hacer una nueva receta es siempre como un experimento de alquimia; nunca sabes cómo va a salir. Hoy en día, domino no más de diez bebidas, pero eso sí: hago pocos, pero los que hago, están buenísimos. ¿El secreto? Controlar bien las cantidades y, como aprendí de Franky, el toque personal. Y es que cambiar un ingrediente por otro, o tal y cuál proporción, puede convertir el combinado de toda la vida en algo único. También he tenido experimentos fallidos (¡¡y muchos!!), de resultados completamente imbebibles, pero hablemos ahora de los éxitos.


A continuación, los cinco cócteles que más suelo preparar en casa:


FROZEN BAILEYS

Uno de los primeros que aprendí. Es ideal para el verano, porque además de la crema de café irlandés, también lleva helado de vainilla. ¿El toque personal? Un punto de sirope de chocolate, pero no se lo contéis a nadie.


BLACK RUSSIAN

Si lo que más te gusta es el café, éste es para ti: una combinación explosiva de vodka y licor de café; como un carajillo pero a lo bestia. Muy recomendable para después de comer:


-6 cl. de vodka

-6 cl. de licor de café


Se sirve directamente en un vaso bajo de whisky con hielo; no se utiliza la cocktelera.


CÉSPED

Uno de mis preferidos. Es como tomarse una clara, pero con licor de melón en vez de limón. También tiene un toque suave de manzana. Recibe este nombre de su color característico. A mi versión la llamo “Césped de Verano”, ya que debido a las modificaciones que hago respecto a la receta original, el color resultante es más amarillo que verde, como el del césped quemado por el sol.


DAIQUIRI

Probablemente el primer cocktail que aprendí a preparar y también el primero para el que tuve que improvisar la receta al no contar con todos los ingredientes. Muy bueno para el aperitivo, antes de comer.


-9cl. de ron

-Zumo de 1/2 limón

-2 cucharadas de azúcar


Se llena la cocktelera con hielo y a continuación se echa el ron, el azúcar y el limón. Se bate de 8 a 10 segundos y se vierte en una copa de cocktail previamente enfriada.


SAN FRANCISCO SPECIAL

Todo el mundo conoce el San Francisco, sea en su versión con o sin alcohol (el original es SIN). El San Francisco Special es mi propia versión de este clásico, y me ha reportado tantas satisfacciones que lo he convertido en mi abanderado. La receta del San Francisco difiere según quien la haga. Yo recomiendo la siguiente:


-Vodka

-Zumo de Piña

-Zumo de Melocotón

-Zumo de Naranja

-Granadina


Verter directamente sobre el vaso, a partes iguales, y en el siguiente orden: vodka, zumo de piña, zumo de naranja y zumo de melocotón. Para terminar, un golpe de granadina para dar color, pero no pasarse o la mezcla resultará excesivamente dulce.


Una última recomendación para todo el que quiera probar algunos de los mejores cócteles de Barcelona: el Milano, una coctelería con mucho encanto, en el mismo centro de la ciudad. Si esto fuera Los Ángeles y yo un detective que necesita ahogar las penas en un Dry Matini a ritmo de jazz, sería sin duda en el Milano…


Imagen superior: Eye Rizz

jueves, 19 de noviembre de 2009

Satán en Hollywood

¿A quién no le gusta enterarse de los entresijos de las estrellas de Hollywood? Su poder de atracción quedó patente cuando se publicó el libro de Kenneth Anger, Hollywood Babylonia. Pero a mí hay un tipo de historia del cine que me parece mucho más atractiva, la historia esotérica de Hollywood, que refleja Jesús Palacios en su obra, de título más que autoexplicativo: Satán en Hollywood.

A lo largo de sus páginas, se nos ofrece una visión muy oscura de la fauna hollywoodiense. Entre otras perlas: “Greta Garbo era seguidora de las doctrinas místicas de Krishnamurti, Jayne Mansfield perdió la cabeza por culpa de una maldición satánica, Maila Nurmi (la popular y pechugona presentadora de filmes de terror, Vampira) practicó vudú sobre su amado James Dean (y muchos creen que fue artífice, por tanto de su fatal accidente). Cary Grant fue uno de los primeros famosos en experimentar con LSD; David Bowie fue secuestrado por un grupo de brujas para engendrar al anticristo; William Shatner (El Capitán Kirk de Star Trek) fue abducido por un OVNI…” y así hasta completar en sus 370 páginas un paseo por el macabro mundo que se oculta detrás de las lentejuelas.

De entre los personajes que se mencionan en el libro, encontraremos referencias a Charles Manson, John Travolta, Roman Polanski, Anton LaVey, Steven Spielberg, Andy Warhol y Ed Wood entre otros. Y ya que estamos puestos en rumorología de las estrellas, voy a dejar constancia de algunas de las anécdotas más divertidas de otro libro en la misma línea, aunque éste no tiene nada que ver con las creencias en lo paranormal: Sucedió en Hollywood, de Peter Hay.


A continuación, un extracto del libro, sobre el ingenioso Groucho Marx:

Groucho Marx, al irse de una fiesta en Hollywood, le dijo a la anfitriona: “¡He pasado una velada maravillosa, pero no ha sido ésta!”. En otra fiesta, a Groucho se le acercó una cazadora de celebridades. “¿Se acuerda de mí señor Marx? Nos conocimos el mes pasado en Glynthwaites.” “Nunca olvido una cara, pero en su caso haré una excepción”, dijo el cómico.

Y para terminar, una lista de frases que fueron usadas para definir Hollywood hace cincuenta años y que siguen teniendo vigor hoy día:

-Un lugar donde te ponen bajo contrato antes que bajo observación (anónimo).
-Donde se mezcla una bella muñeca con unos metros de Technicolor y se acaba con un bello dólar (Jack Benny).
-Donde a menudo se halla una combinación de cabezas pensantes con corazones fríos (Gregory Peck).
-Donde la mayoría de la gente no piensa, pero siempre está maquillada (Rube Goldberg).
-Donde tu mejor amigo te clavará una puñalada en la espalda y entonces llamará a la policía y les dirá que llevas un arma oculta (George Frazier).
-Donde todos son genios, hasta que se ha perdido el trabajo (William Demarest).
-Donde se tiene mucho respeto por los muertos y ninguno por los vivos (Errol Flynn).
-Donde si no encuentras la felicidad, envías a alguien a buscarla (Rex Reed).
-Donde la enfermedad más común es la demencia del pavo real (Eddie Albert).
-Donde la gente muerde la mano que les alimenta sólo si están seguros de que no van a engordar (anónimo).

Imágenes: Aaronsimscompany
Vaudeville-comedy
Kalbi Camdan

miércoles, 18 de noviembre de 2009

COVERS


Según Wikipedia: Cover; Nueva interpretación […] de una canción grabada previamente por otro artista que el que la interpreta.


Hace poco me caí del guindo, repasando la discografía de Iggy Pop: encontré una versión del tema que lanzó a la fama a Siouxsie and the Banshees, The Passenger… pero eso no podía ser, las fechas no me concordaban… tras algo de investigación musical, la cruda realidad: The Passenger era un cover y la original era del amigo Iggy. No pasa nada, el original me ha gustado incluso más, y lo mejor es que el lalalala de fondo es, nada más y nada menos, que el señor David Bowie.


Sin embargo, esto me ha hecho pensar un poco en los covers, en cómo a veces descubrimos que un tema que siempre habíamos creído de un grupo, fue compuesto en realidad por otro, en ocasiones, más sorprendente.

No es la primera vez que me pasa. Para mí, como para muchos, Knockin’ on Heaven’s Door era un clásico de Guns ‘n’ Roses… hasta que un amigo bienintencionado me sacó del error; el tema original es del sempiterno Bob Dylan. Casi nada…


Pero Dylan también hace sus versiones. ¿La canción? Otra de mis favoritas The House of the Rising Sun, de The Animals. Ésta, que te transporta al New Orleans de los años cincuenta, es toda una delicia, tanto original, como en sus versiones. Y sí, utilizo el plural, porque creo que puede ser una de las canciones que más se han versionado y con los más variopintos grupos. A saber: The Rolling Stones, Jimi Hendrix, The Doors, Muse, Van Morrison, Nina Simone, The Scorpions, Tracy Chapman, The Yardbirds, Sinead O’Connor, Deep Purple, Pink Floyd, Santa Esmeralda, Johnny Cash, The Moody Blues, Marianne Faithfull, Led Zeppelin, The Eagles, CCR, BB King, Demis Roussos, Elvis Presley


Ya puestos en materia, voy a recomendaros mi disco favorito de versiones: We are a Happy Family, Tribute to The Ramones. En él, los grupos más dispares versionan las canciones más populares de Ramones. Y cuando digo dispares, me refiero a que comparten cd Garbage, Marilyn Manson, The Offspring, Metallica, Tom Waits, Kiss


El descubrimiento de The Passenger, no me ha cambiado la vida, sólo me ha agitado un poco. Siouxsie siempre significará mucho para mí, y es que los covers pueden ser tan dignos como sus originales. Al fin y al cabo, muchos cantantes no se escriben los temas. Los mismos Rolling Stones empezaron versionando canciones de Rythm & Blues en un bar de mala muerte, hasta que Keith Richards soñó con Satisfaction (literalmente). Yo de momento, sigo coleccionando covers de House of the Rising Sun; cuando llegue a 50, me haré un doble cd. Donde creo que no están muy contentos es en New Orleans, puesto que la “House” en cuestión, era una “famosa” casa de alterne…


Imágenes: Phot0head

ExtraordinAir Art

Dressle

Flipperthetuna

lunes, 16 de noviembre de 2009

La Tormenta


Hace frío en mi interior
y se nubla el corazón
pues se acerca la tormenta
que satura la razón.

Trae el viento traicionero
más recuerdos a la mente
el aroma de su pelo
al caer sobre su frente.

Se levantan sentimientos,
me planteo mi existencia,
cuando llegue la tormenta
cerraré todas las puertas.

Y encerrado en mi cabeza
dormiré mientras diluvie
recordando con tristeza
mis paseos por las nubes.

Nubes negras son ahora,
atenazan el paisaje
que otro día fue dichoso
y de belleza salvaje.

Así empieza la tormenta
y no deja de llover
cuando las nubes rebientan
no se pueden contener.

Poco a poco el sol se apaga
y la tierra queda en sombras,
queda fría y tenebrosa,
solitaria y anegada.

La lluvia la fruta pudre
y se quiebran las laderas
todo lo que es vida, sufre,
se inundaron las praderas.

Al final la lluvia pasa
y se aleja el huracán,
pero la huella del agua
sólo el tiempo borrará.

Cuando el sol brille de nuevo
alzaré la vista al cielo
recordando, aún con miedo,
el sonido de los truenos.

Se ha perdido la cosecha
y los árboles perecen.
Se ha clavado en mí una flecha
que me hiere y me enloquece.

La tormenta tenía nombre,
y los campos, apellido.
Sobrevive a duras penas,
el corazón malherido.

Imágenes: Sdnalednas
Larafairie

jueves, 12 de noviembre de 2009

Un Hat-Trick "de película"


Hace unos meses, el 21, 22 y 23 de junio, se celebró la “Fiesta del Cine”. La iniciativa consistía en que durante esos días todas las entradas al cine costarían dos euros. Aunque era una buena oportunidad para saturarse de cine (unas dos o tres pelis diarias), yo preferí tomármelo con calma y ver una por día. La verdad es que siempre escojo las películas con mucha cautela, ya que cuando veo una muy mala, mi decepción es tal que tardo en volver al cine un tiempo proporcional a la calidad de dicha peli. Vamos, cuando se me pasa la decepción. Casos escandalosos fueron la infumable “El Código Da Vinci” (cuatro meses sin pisar una sala) o “Epic Movie” (casi seis). En cambio, cuando lo que veo en pantalla grande es una auténtica joya, es posible que a la semana siguiente me tire de cabeza a por la siguiente, aposentado con una sonrisa de oreja a oreja en una de esas butacas, que suelen ser rojas o azules, vaya usted a saber por qué (este tema merece un análisis paralelo en otra entrada…). Algunas de estas maravillas cinematográficas que me han hecho que me reenganche a la droga del celuloide son “El Laberinto del Fauno”, “El Luchador” y la más reciente “Up”, todas auténticas obras de arte.


Así las cosas, era imprescindible que cada película que escogiera para ver durante “La Fiesta del Cine” fuera una de estas joyitas, ya que de lo contrario corría el peligro de no pasar del primero de los tres días… y qué quieres que te diga, cine a dos euros es como para aprovecharlo al máximo. Pero la jugada iba a salir mucho mejor de lo que pensaba. Y si no, juzgad vosotros mismos.



La cosa empezó el domingo 21 de junio; los domingos parece que no apetecen pelis muy sesudas, así que decidimos empezar con algo un poco más Light: “Los Mundos de Coraline” (sin 3D ni polleces, a palo seco, como tiene que ser). No pensé ni por asomo que me fuera a cautivar tanto… A los cinco minutos el personaje de Coraline ya me había robado el corazón y poco a poco fui absorbido por todo el universo de fantasía de Neil Gaiman. Y lo que más me gustó es que la peli no fuera de Tim Burton. Me explico: soy un gran seguidor de sus películas pero, ¿no sería un poco triste si sólo él fuera capaz de descubrirnos mundos de fantasía visualmente tan potentes? Afortunadamente, Henry Selick también es capaz, y con (esto es lo más difícil) una visión propia y personal. ¡Genial! Cuántos más creadores de mundos fantásticos tengamos, tanto mejor para nosotros.



Aprobado el primer día, pasamos ansiosos al segundo. Lunes 22 de junio; ya era hora de enfrentarnos a un peso pesado del cine, el señor Clint Eastwood y la que posiblemente sea su mejor película (y eso es decir mucho): “Gran Torino”. Sí, vale; la peli es del año pasado, pero lo fantástico de tener en Barcelona una multisala en versión original como los Cines Icaria, es que cuando tienen pequeños tesoros como éste, los conservan hasta el final para que personas despistadas como yo podamos ir a verlas aunque ya esté a punto de salir en dvd. ¿Qué decir de Gran Torino? Pues que a día de hoy, y han pasado muchos meses, aún estoy en cierta manera tocado por esta peli. Siendo una película tan sencilla, es increíble lo profunda que puede llegar a ser. El personaje que interpreta Clint (estupendamente, como no podía ser de otra manera), es tan cercano a la realidad que uno puede llegar a pensar que lo conoce de toda la vida. Además, la película parece estar entretejida como un western, como el del sheriff retirado que vive rodeado de maleantes pero no se mete hasta que se ve directamente involucrado. Y el desenlace no podría ser más redondo: rápido, inesperado, pero coherente, que es como deberían ser todos los desenlaces en el cine.



Visto lo visto, ¿se podía superar con la peli del día siguiente? Pues ya os avanzo que no, superarlo es muy difícil. Pero la película del martes tenía que ser muy, muy buena para que nos quedara la sensación de haber escogido bien y hacer un pleno. Sinceramente, no sabíamos qué ver el último día. Habíamos pensado en ver la primera entrega de “Millenium”, pero la verdad, después de los dos peliculones que llevábamos devorados, se iba a quedar en nada y más no habiendo leído el libro (al parecer estas pelis son tan “buenas” que si no has leído previamente los libros no te enteras de nada…). Pero para eso están los colegas, para echarte una mano, aunque sea al cuello. Así me recomendaron una película que desconocía. La sueca “Déjame Entrar”, una historia de vampiros atípica y completamente alejada (¡Gracias!) de despropósitos edulcorados y sensibleros como “Crepúsculo” (No es que los pre-adolescentes de ahora no tengan buen gusto, es que directamente no tienen sangre en las venas; parece que se hayan hecho un transfusión de horchata…). “Déjame Entrar” es una película extraña, pero nos ha regalado algunas escenas antológicas como la escena final en la piscina (quién la haya visto lo entenderá). Curiosa película de amor entre un niño de ¿12? años con una niña vampira. Pero aunque los dos protagonistas sean niños, se trata de una de las historias más adultas que han desfilado este año por nuestras carteleras. Y aunque quizás recetar a los pre-adolescentes menos O.T. y más cine sueco sea pasarse, se podría empezar a impartir una nueva asignatura en la ESO, aunque fuera como crédito variable: “Iniciación al Criterio”.


Tres de tres. Qué satisfacción. Cuántas emociones en sólo tres días. Y lo mejor de todo, ¿sabéis el gusto que dar pagar la entrada del cine con la calderilla que llevas en la cartera?


Imagen: MarinaFoto

martes, 10 de noviembre de 2009

Jump


Sentía en su rostro el aire fresco de la mañana y la emoción le oprimía con fuerza el pecho. Sin duda era lo más parecido a ser libre que nunca había experimentado. Se alegraba. Estaba contenta de haber dado al fin el paso, ese paso que separaba a los valientes del resto. Sólo ella sabía el valor que sus actos tenían; sólo ella y nadie más debía juzgar esta liberación. Todo ésto pensaba y fantaseaba con alargar el momento. Pero sabía que no podía ser. El suelo se acercaba a toda velocidad.

Imagen: Nifflheim

lunes, 9 de noviembre de 2009

Disneyland After Dark


Today I woke up screaming
-Hello, my evil twin
Who's the old and boring
Like a change of skin
Yeah, I tried forever
Forever is like chains
Now the chain is torn
Inside this quiet form
Is a roaring thunderstorm


Seguramente todos tenemos una “lista invisible” donde están apuntadas las cosas que nos gustaría hacer en esta vida, antes de morir. Cada vez que tachamos una de esas cosas con nuestro también invisible lápiz, uno se siente realizado y más cerca de alcanzar el resto de sueños que quedan en la lista. La semana pasada puse tachar: “Ver un concierto de D.A.D.”


D.A.D. son las siglas del grupo Disneyland After Dark, de Dinamarca. Escuchar por primera vez, casi de casualidad, el verso que abre esta entrada, fue para mí todo un descubrimiento. Cuando has encontrado algo especial, lo sabes, porque es más una sensación que un pensamiento. Y eso fue lo que sentí escuchando Evil Twin.



A partir de ahí, empieza la búsqueda: ¿me gustarán también sus otras canciones? ¿cuántos discos tendrán? Y lo más importante: ¿podré verlos en concierto? Resultó que es un grupo bastante seguido en el norte de Europa, aunque aquí (cómo no…) casi nadie los conoce. Con una discografía más que respetable, me encontré con que el resto de canciones lograban cautivarme de la misma manera, especialmente temas como Laugh ‘n’ a ½ o Scare Yourself. Sólo me quedaba por resolver el tema del concierto; lo consulté en su web. Lo tenía un poco crudo. Al parecer si quería verlos en directo tendría que hacer un viajecito a Escandinavia… y así entró en la lista mental de cosas que estaría bien hacer algún día, muy, muy lejano…


Hasta que hace un mes descubrí que tocaban en Barcelona. ¿¿¿Cómo??? ¿¿¿Pero si…??? ¿¿¿De verdad…??? 4 de noviembre, Sala Salamandra. De repente un grupo que en su país llena estadios, tocando en una sala pequeña, a dos horas de mi casa. Ni empujones, ni largas colas, ni siquiera barreras. Apoyado al pie del escenario, al alcance de la mano y como si estuviéramos en familia, las pocas personas que tuvimos la suerte de disfrutar de uno de los conciertazos de la temporada, no lo olvidaremos nunca.


En mi “lista”, junto a su nombre tachado, aparece ahora un smiley, y al final, un pie de nota donde (mentalmente, claro) puede leerse: “Repetir”.